7 Películas navideñas de la infancia que son todo un clásico

Hay que reconocer que nada es como antes, y en cuanto se habla de películas infantiles hay que ver cómo ha cambiado el panorama cinematográfico. Muchos estaréis de acuerdo en que como lo de antes no habrá nada mejor, y sobre todo que lo ideal sería que las nuevas generaciones pudiesen disfrutar de lo mismo que nosotros en su día. Por ello os dejo esta recomendación de 7 películas navideñas de la infancia que todo niño y adulto debería ver.

Vamos a dejarnos de los típicos especiales de navidad tan de moda, para hacer un pequeño viaje al pasado y disfrutar con los más pequeños de la casa. Y de paso, porque no, revivir aquellos buenos recuerdos. ¡Ya huele a palomitas!

1. Solo en casa (1990)

La familia McCallister se preparan para celebrar la Navidad en Francia, mientras ellos hacen las maletas, un delincuente estudia todos y cada uno de sus movimientos. Esa noche Kevin, de 8 años, tiene varias disputas con su familia, por lo que cuando su madre lo castiga en su cuarto, él se esconde en un rincón de la casa y desea estar sólo por Navidad. Su deseo se cumple al día siguiente, cuando sus padres se marchan y cogen el vuelo a Francia y le dejan olvidado en casa. Cuando llegan a Francia les dicen que no pueden coger un avión de vuelta a Chicago hasta pasados unos días. Mientras tanto Kevin, desplegará todo su ingenio para enfrentarse a la pareja de ladrones: Harry y Marv.

 

2. ¡Vaya Santa Claus! (1994)

El pequeño Charlie (Eric Lloyd) está enfadado con su madre y el novio de esta, debido a que le han contado que en realidad Santa Claus no existe. Destrozadas las ilusiones de Charlie, visita a su padre Scott (Tim Allen) para pasar el día de Navidad con él. La noche de noche buena, un extraño ruido en el tejado de la casa, hace que Scott suba al tejado y lleve a cabo un forcejeo con el intruso, el cual acaba cayendo al vacío y muriendo el acto. Cuál es su sorpresa a descubrir que se ha cargado al mismísimo Santa Claus y que ahora debe ser Scott quien ocupe su lugar.

 

3. Un padre en apuros (1996)

Arnold Schwarzenegger interpreta a Howard Langston, un padre en apuros que apenas tiene tiempo para estar con su hijo, debido a su atareada vida como hombre de negocios. Para que su retoño le perdono por la falta de atención debe encontrar, sea como sea, el muñeco que tanto desean los niños para esa Nochebuena: Turbo Man. Con apenas unas horas de tiempo, Langston comienza una odisea a contrarreloj para dar con el ansiado muñeco de acción.

 

4. Jack Frost (1998)

Michael Keaton interpreta a Jack Frost, un padre de familia que, tras morir en un accidente de coche cuando regresaba a casa para pasar con su mujer y su hijo la navidad, vuelve de nuevo a la vida en forma de un muñeco de nieve construido por su hijo Charlie.

 

5. La Navidad de Mickey (1983)

Disney no necesitó más que 26 minutos para contar su propia versión del cuento de Charles Dickens, Cuento de Navidad. En esta ocasión no era otro que el tio Gilito el encargado de interpretar al avaro Ebenezer Scrooge, por no hablar de los “cameos” de ciertos personajes, entre ellos dos de los fantasmas que visitan a Scrooge.

 

6. Un burrito en Navidad (1978)

Un enternecedor cuento navideño que tiene como protagonistas a un niño y su pequeño y viejo burrito. Este corto de Disney de 26 minutos (otra vez) de duración fue estrenado en 1978, para abordar los temas de la amistad y la buena voluntad en fechas tan señaladas como las que estamos. Un muchacho campesino debe marchar con su viejo burrito “Pequeño”, para venderlo en la ciudad. Ya que no le queda más remedio que separarse de su fiel compañero, por lo menos tratará de asegurarse de que encuentre un buen dueño que lo cuide y lo quiera como él.

 

7. Cuento de Navidad (1982)

De acuerdo, sé que es repetirse un poco, porque es la segunda versión del post de Cuento de Navidad. No contenta con eso esta es la segunda vez que esta película aparece en un post con temática navideña (por si no habéis leído el de Cuento de Invierno, aquí os dejo el link). Pero bueno, ahí va: fue producida para televisión en Australia y tiene 75 minutos de duración. Pero aquí tengo que hacer un inciso especial, porque es una de mis películas favoritas de la infancia, de aquellas de VHS y que recuerdo con mucho cariño.

 

Quizás te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *